Cornetti: “Todavía sigo soñando con interpretar ‘Sonrisas y lágrimas’ en Broadway”

Marianne Cornetti Mezzosoprano, abrirá hoy la Programación Lírica con ‘De Verdi a Broadway’, en el Palacio de la Ópera, y participará en ‘Falstaff’ el 3 de septiembre

“Todavía sigo soñando con interpretar ‘Sonrisas y lágrimas’ en Broadway”

“Cuando uno empieza su carrera, tiene que seguir estudiando; muchos jóvenes creen que no será necesario, pero cuanto más mayor te haces, más importante es”
27-08-2016 23:38
La mezzosoprano Marianne Cornetti. la opinión

La mezzosoprano Marianne Cornetti. la opinión

Ángela Fontao | a coruña La mezzosoprano estadounidense Marianne Cornetti abrirá la Programación Lírica de A Coruña con el recital De Verdi a Broadway. Sobre el escenario del Palacio de la Ópera le acompañará su paisano, el tenor Gregory Kunde, con el que unirá su voz a partir de las 20.30 horas. Cornetti participará también el la representación de la ópera Falstaff de Verdi el 3 de septiembre a las 20.00 horas en el Palacio de la Ópera.

-¿Cómo se combinarán el repertorio clásico y el más actual en De Verdi a Broadway?

-Greg y yo cantaremos algunos de nuestro maravillosos duetos como Aida o Il Trovatore y algunas arias que ambos hacemos. Esa será la primera parte, y la segunda estará compuesta por canciones de Broadway. Es muy especial que esto último pueda hacerlo con Greg, porque son canciones con las que los dos crecimos.

-Poder contar con Kunde como pareja, propiciará la química sobre el escenario…

-Greg y yo somos de la misma generación, enfocamos la música de la misma forma y damos todo lo que tenemos a ella.

-¿Cuál de los musicales de Broadway tiene un significado más especial para usted?

-Cuando tenía quince o dieciséis años mi madre, que era pianista, me enseñó una pieza del musical Sonrisas y lágrimas, cuya letra era conmovedora y muy significativa. Era la canción Climb Every Mountain, y ella me sugirió que la hiciera mía tanto en mi vida como en mi carrera profesional. En 1998 mi madre falleció en un accidente de tráfico y desde entonces se esa canción se ha hecho más especial para mí. Todavía sigo soñando con llegar a interpretarla en Broadway algún día.

-La ópera en Europa, ¿se entiende de diferente forma a como se percibe en Estados Unidos?

-La ópera nació en Italia. En Europa creció y creció hasta convertiste en parte de su cultura. En los Estados Unidos tenemos muchos teatros pero la ópera tardó mucho más tiempo en calar en el público. La gran diferencia es que los teatros europeos están mayoritariamente financiados por los estados, mientras que en Estados Unidos es la gente la que contribuye. Se puede hacer más ópera en Europa, pero en Estados Unidos cada vez hay más teatros de ópera, no creo que haya ningún estado que no tenga el suyo.

-El recital De Verdi a Broadway sería una fusión escénica de la tradición europea y la estadounidense.

-Es interesante, porque tenemos la mitad de Verdi, que muestra la forma europea de ver las cosas, pero tienes a dos americanos cantándola, que también traen a Europa la manera que tiene Broadway de ver las cosas. Sea como sea, lo importante es la emoción de las palabras.

-También participará en la ópera Falstaff de Verdi. ¿Qué tiene de especial esta pieza para usted?

-Es una ópera que rechacé hacer durante mucho tiempo porque siempre pensé que tenía una tonalidad muy grave para mí, era más para contralto. Cuando César Wonenburger me propuso hacer el papel de Mrs.Quickly, accedí a interpretarlo porque me parecía divertido. Cuando fue pasando el tiempo, resultó ser fantástico y, además, la obra tiene un gran elenco.

-Ha trabajado con un gran número de orquestas de todo el mundo. En Falstaff, estará acompañada por la Sinfónica de Galicia. ¿Qué opina de ella?

-Trabajé con esta orquesta en la obra Il Trovatore y estuvieron maravillosos. No están acostumbrados a tener cantantes a su alrededor y creo que acompañan muy bien y tienen un sonido muy bonito, así que será un placer para mí cantar con ellos de nuevo y conocer mejor al maestro Zedda.

-¿Ha sido positivo o negativo el impacto de las nuevas tecnologías en la ópera?

-El uso de los discos ha descendido. Los ordenadores nos dan la oportunidad de aparecer en Youtube. Un día das un concierto en Roma y al día siguiente está en la red. No es algo negativo pero tampoco es positivo, porque a veces la gente muestra cosas que tú no quieres mostrar. Hace años la piratería estaba considerada como algo malo, pero hoy en día todo el mundo puede grabarlo todo. Si no tenemos cuidado, perderemos la parte humana de las cosas. La voz humana es algo que no se puede sustituir.

-El hecho de llevar más de dos décadas dedicada a la ópera, ¿ha hecho su trabajo más mecánico o sigue conservando ciertos rituales a la hora de actuar?

-Incluso después de haber pasado tantos años, sigue habiendo nervios y adrenalina causados por mi orgullo por hacer las cosas bien; cada vez que subo al escenario quiero hacerlo lo mejor posible. Solo yo puedo controlar lo que hago. Siempre tienes que hacer ensayos y entrenar, pero al final tienes que ser capaz de transformar todo eso sobre el escenario, frente a dos mil o tres mil personas, y eso es una expectativa que no quieres estropear.

-¿Cómo ve la formación operística en la actualidad?

-Es algo diferente hoy en día. Creo que el arte de la técnica vocal se nos está escapando de las manos; no creo que se esté enseñando de forma correcta, para ser honesta. Cuando uno empieza su carrera, tiene que seguir estudiando, seguir con sus profesores y entrenadores, porque sin ellos no tienes nada en qué confiar. Muchos jóvenes creen que no necesitarán seguir trabajando duro ni estudiando, pero cuando más mayor te haces, más importante es.

-¿Cuáles son sus retos en este momento?

-Todavía quiero hacer Tristán e Isolda o Sansón y Dalila, pero tendré que conseguir una mejor figura corporal para interpretar esos papeles (ríe). Me gustaría también cantar en Bayreuth y en la Ópera de la Bastilla en alguna ocasión.

1666 visitas totales 1 visto hoy
Compartelo en
468 ad