El gran Leo Nucci regresa a Galicia para mostrar su faceta más solidaria

«Me ofrecí al alcalde de A Coruña para ayudar a la Temporada Lírica»

Nucci ofrece hoy un concierto en Betanzos para la Cáritas local. «Hago unas diez actuaciones benéficas al año»

 

En mayo del 2015, un vendaval impidió a Leo Nucci (Bolonia, 1942) ofrecer un concierto benéfico en Betanzos en favor de Cáritas. Esta noche se desquita de aquel contratiempo con un programa cargado de temas religiosos: «El concierto es en una iglesia [la de San Francisco]».

-Han pasado once meses desde aquel concierto cancelado.

-¿Cuánto?

-Once meses.

-Come vola il tempo… Estamos tan ocupados, siempre dando la vuelta al mundo. Canté el domingo un concierto en Módena, el jueves en Parma. Ahora Betanzos, luego vuelvo a casa por necesidades personales, y el domingo en Barcelona. Nunca tomo vacaciones, ni descanso. Es nuestro trabajo. Bueno, no es justo decir un trabajo, lo hago porque es un amor. Y esos conciertos que hice el domingo y el jueves también son benéficos, hago unos diez benéficos al año. Y dentro de un mes en Madrid. Yo los hago siempre que puedo.

-¿Cuántos conciertos benéficos se necesitan para cambiar el mundo?

-Eso es un sueño inútil. Mucha gente hace conciertos benéficos todos los días con su profesión, es una metáfora, claro. Creo que un concierto puede cambiar la manera de manejar el mundo, la verdadera razón, la verdadera cultura. Rossini escribió una ópera titulada Aureliano in Palmira. ¿Y qué acaba de pasar en Palmira? El mundo tiene un demonio que destruye la cultura. Esto no se soluciona con conciertos benéficos, la madre Teresa de Calcuta ha hecho conciertos benéficos cada año, cada minuto de su vida, y no cambió la situación del mundo.

-¿También en Italia la administración sacrifica la cultura en cuanto llega la crisis?

-La cultura y la sanidad. Me consultaron en el Senado hace unos días durante la aprobación de una ley sobre derechos de autor. Les contesté que Verdi fue senador durante tres días en 1872 y en ese tiempo presentó dos enmiendas, una de ellas, ¡la misma que presentaban para aprobar ahora! Repito: 1872. A esa velocidad va Italia.

-Usted ha salido en defensa de la Temporada Lírica de A Coruña. Todo apunta a que quedará un sucedáneo de lo que era.

-Es una pelea entre las instituciones. Somos latinos, pero el mundo latino tiene una concepción política social. La idea es diferente de países como Alemania. Allí la música clásica es una necesidad y el gobierno la tiene que dar. Aquí en el mundo latino lo que prima es el fútbol, es lo que la gente pide, y la política necesita del voto. En el mundo latino, esta música no es una necesidad, es un aspecto de élite. Vale, no es un espectáculo, pero es cultura. ¿Y el fútbol lo es? [mientras habla, la televisión del restaurante narra un gol del Atlético de Madrid en el Camp Nou]. La cultura no es una opción, forma parte íntegra del hombre.

-Y le escribió una carta al alcalde de A Coruña.

-Me ofrecía disponible para ayudar pero creo que…

-¿Qué le pedía en la carta?

-Pregunté si quería que fuera a hablar con él a A Coruña. Tengo un cariño especial con esta ciudad, aquí canté por primera vez fuera de Italia.

-¿Por qué Rigoletto va?

-Llevo 523.

-Su romance con España es absoluto. En breve le impondrán la Medalla de Bellas Artes y aún resulta raro hablar de usted sin el famoso bis del Teatro Real.

-[Ríe] Sí, fue muy hermoso. Y ahora también me ha pasado en enero en La Scala, el primero después de 80 años

1834 visitas totales 1 visto hoy
Compartelo en
468 ad