Excelente acogida para el arranque de la programación

laopinioncoruna.es

Bien está lo que bien empieza

julio andrade malde 30.08.2016 | 00:31

Palacio de la Ópera lleno. Reiterados aplausos y exclamaciones de entusiasmo. Hasta seis bises. Manifestaciones de aprobación que no parecían tener fin. No ha podido empezar mejor esta llamada Programación Lírica. Sobre el escenario, dos cantantes muy queridos y aplaudidos en otras ocasiones para interpretar fragmentos de ópera y melodías de Broadway. El público se volcó con los dos artistas tanto en la ópera como en la comedia musical americana; porque ellos -estadounidenses, ambos- cantaron maravillosamente un repertorio que les resulta muy afín. Pero son voces de ópera y para la ópera. Ahí es donde dan lo mejor de ellos mismos. Cornetti mostró condiciones excepcionales: graves estremecedores (Re dell’abisso, de Un ballo in maschera, y escena de Amneris, de Aida, ambas de Verdi), agudos impresionantes (Mon coeur s’ouvre à ta voix, de Samson et Dalilah, de Saint-Saëns), centro impecable, bien igualado y un fiato espectacular (I got rhythm, de Gershwin). Kunde, tenor de timbre heroico, cautiva por el agudo brillante y poderoso, pero también por la utilización de la media voz y la obtención de sonidos aflautados (Quando le sere al placido, de Luisa Miller, de Verdi); posee además una gran capacidad expresiva (Maria, de West side story, de Bernstein). Pero sus dos grandísimos momentos fueron sin duda un precioso Celeste Aida, de Aida, de Verdi, y Nessun dorma, de Turandot, de Puccini. Este conocido fragmento desencadenó una tempestad de aplausos y gritos de entusiasmo con la que concluyó este brillante acto musical. Una voz del público señalando la extraordinaria labor del pianista acompañante, José Ramón Martín, puso de relieve su espléndido cometido. También Cornetti y Kunde, tan justos como generosos, rivalizaron en destacarlo a lo largo del recital.

lavozdegalicia.es

Gran acogida a la Programación Lírica de A Coruña

El sábado llegará el ansiado plato fuerte: Falstaff, con Bryn Terfel en el rol protagonista, Arteta, la propia Cornetti, Rodríguez y Zedda en el podio

antón de santiago 30/08/2016 05:00

Felicitémonos por la Programación Lírica de Amigos de la Ópera, breve pero de gran nivel, que ya empezó con un brillante recital a partir de la atinada idea de poner dimensión canora al musical americano con cantantes de la categoría de Marianne Cornetti y Gregory Kunde, cuya cualidad no reside solo en sus hermosas voces y el excelente manejo, sino en la adaptación a cada estilo. Sensibilidad y sentido musical.

Así fue, cuando en su terreno operístico hicieron interpretaciones de alta categoría, más pletórica Cornetti, más irregular Kunde, con momentos hermosos en las escenas de Sansón y Dalila (irresistible Dalila cantando así) y Aida.

Consolidada la ópera como género popular, surgieron aún formas de teatro musical ligeras en busca de un público masivo y menos cultivado: singspiel, zarzuela, opereta, ópera cómica, music hall y comedia musical.

El musical empieza a reinar en Broadway a partir de 1902 con El mago de Oz (en 1903 llegaría Caruso al Met). En sus temas caben escritores como Shakespeare, Cervantes, Shaw, Wilde, Coward y músicos como Irving Berlin, Cole Porter y genios como George Gershwin (Pulitzer en 1931) que presenta Porgy and Bess en 1935, Kurt Weill con su Ópera de tres centavos y Leonard Berstein con su West Side Story. Hasta que aparece la amplificación mecánica de la voz, se necesitaban voces audibles en grandes teatros y una muestra aún vigente es Porgy. Y siempre buenos cantantes.

En la segunda parte tuvimos en programa al Gershwin de Love is Here to Stay, al Bernstein de West Side Story con Tonight y Maria, el Lloyd Webber de Cats y al también célebre Hammerstein de Showboat, Carrusel y Sound of Music. Ritmos, swing, bellas melodías, lirismo y graciosas situaciones. Números universalizados por el cine. Cantantes y pianista (magnífico José Ramón Martín), distendidos y simpáticos, se quedaron con el público, que reclamó bises que fueron correspondidos. Puso punto final Kunde con una versión brillante y aclamada del Nessun dorma de Turandot, que dejó clara la diferencia entre la ópera y un musical. Apoteosis. Bienvenida al festival.

El sábado tendremos el ansiado plato fuerte: Falstaff, con Bryn Terfel en el rol protagonista, Arteta, la propia Cornetti, Rodríguez y Zedda en el podio.

1252 visitas totales 1 visto hoy
Compartelo en
468 ad