Entrevista Andrés lacasa en la Opinión

LA OPINIÓN

Andrés Lacasa Gerente del Consorcio para la Promoción de la Música

´Notamos que el modelo del Festival Mozart llevaba muchos años agotado´

“Escuchar a estos artistas entre septiembre y junio no solo mantiene el nivel, sino que lo amplía. Incluso habrá más ópera de Mozart que en los últimos tres años de festival”

manuel varela a coruña 08.06.2014 | 03:03

Andrés Lacasa, en el Palacio de la Ópera. 13fotos

Andrés Lacasa, en el Palacio de la Ópera. 13fotos

El Consorcio para la Promoción de la Música abre un nuevo camino junto a la Asociación de Amigos de la Ópera tras fusionar el Festival Mozart y el Festival de la Ópera. “La clave es aunar recursos, aprovechar todo lo que hay y trabajar conjuntamente”, apunta ilusionado el gerente del Consorcio, Andrés Lacasa.

-Parece que han hecho un encaje de bolillos casero con pocos recursos.

-Con los que hay. La dirección artística depende de César Wonenburger (anterior director artístico del Festival de la Ópera), pero está consensuada con nosotros. Lo que le interesa a los Amigos de la Ópera nos interesa a nosotros. El gran paso es colaborar en el sentido más amplio de la palabra: cada entidad aporta todo lo que tiene.

-¿Hay un mayor peso de Amigos de la Ópera en la temporada?

-Amigos de la Ópera son los herederos de la tradición lírica de aquí, tienen mucho que decir y aportar por su experiencia. Aglutinan a gran parte del público. Es muy fácil: César fue perfilando algunas ideas mientras yo miraba cómo encajar el calendario de trabajo de la orquesta. En el fondo, todo es fruto del entendimiento entre las dos partes. La clave es que las dos instituciones tienen el mismo compromiso por la calidad y por presentar una oferta muy atractiva.

-La presidenta de la Asociación, Natalia Lamas, reconoció que lleva años persiguiendo este proyecto. ¿Por qué tardaron tantos años en ponerlo en práctica?

-Tendría que preguntarse a los que había antes. Desde que estoy aquí, las directrices que he recibido desde el Ayuntamiento son de colaboración. Por ejemplo, el Ciclo de Cámara de la Sociedad Filarmónica se lleva haciendo desde hace dos años con un esquema muy parecido. Este es un paso más dentro de esa política y, personalmente, siempre prefiero colaborar. He sido director del Festival Mozart durante dos años y me he esforzado mucho en hacerlo lo mejor posible, pero disfruto más colaborando.

-¿Cuándo se supo que este año no habría Mozart?

-El año pasado se hizo un Festival Mozart que aumentó actividad. Pero noté, y además se habló con los Amigos de la Ópera, que el modelo estaba agotado desde hacía muchos años. No es una decisión que se tomase recién llegado yo. En los dos últimos años analizamos todo con mucha objetividad. El Mozart ha sido muy importante, pero llevaba años sin serlo. Este proyecto se lleva fraguando desde hace tiempo, lo que pasa es que buscamos la mejor forma de hacerlo.

-¿Considera que el nivel artístico se mantiene con respecto a la última edición del certamen?

-Sin duda. Que en una ciudad, entre septiembre y junio, se pueda escuchar a Leo Nucci, Celso Albelo, Ainhoa Arteta, René Pape o Matthias Goerne, no solo mantiene el nivel sino que lo amplía. De hecho habrá más ópera de Mozart que en los últimos tres años de festival, con una Flauta Mágica representada. Cambiamos el esquema pero mantenemos el espíritu del Mozart y del de Amigos de la Ópera.

-El alcalde, Carlos Negreira, se marca como objetivo llegar al nivel lírico de Bilbao y Oviedo.

-Es un poco nuestra meta, pero para aumentar el número de socios y público hay que mantener una temporada lírica así. Cada ciudad tiene sus especifidades y nosotros tenemos una orquesta y un coro a un nivel altísimo. Podemos ambicionar estar al nivel de esas ciudades. Se va a poder disfrutar de ópera a unos precios que probablemente sean los más bajos de España, contribuyendo a traer público de fuera. Esperamos que este impulso tenga un efecto en el turismo.

-¿Se plantean este año como un punto de partida para crecer?

-El objetivo es consolidarlo, estructurarlo bien y analizar cómo funciona la taquilla. El crecimiento hay que dosificarlo siempre, porque hay mucha oferta cultural y no es tanto la cantidad sino la calidad y cuándo se hacen las cosas. La clave es articularlo de forma inteligente para no saturar el entorno, consiguiendo visitas de fuera.

-El Festival de la Ópera del pasado año contó con patrocinio privado, una inversión que no se logró para la temporada. ¿Faltó tiempo para la planificación?

-Estamos viviendo una etapa difícil, y mantener el patrocinio requiere mucho esfuerzo. De esta forma será mucho más fácil trabajar en la búsqueda de nuevos patrocinadores. Da imagen de unión, de que en A Coruña y en Galicia se plantean hacer las cosas lo mejor posible. Estoy convencido de que en el futuro podremos recabar más ingresos de taquilla y de inversores.

-La primera temporada con Dima Slobodeniouk al frente de la dirección musical trajo nuevos compositores al repertorio. ¿Temieron el rechazo del público?

-Nos pasa lo mismo que en otras ciudades. El equilibrio entre un repertorio clásico y moderno es el gran reto. Una orquesta no puede dejar de hacer repertorio nuevo porque perdería el sentido de su existencia. Bien es cierto que al público, en general, le gusta más ir a un concierto de música que conoce. Pero nuestra obligación es proponer obras que a lo mejor no conoce pero son muy buenas. De ahí que vayamos obras no muy conocidas, aunque la próxima será una temporada bien equilibrada.

-Este año ya se espera una mayor presencia del director en los conciertos.

-Sí, se viene a vivir aquí en agosto. Incluso haremos alguna salida fuera de Galicia con él. Los músicos están contentos, el público también y él es muy feliz. Los artistas planifican sus agendas con dos años de antelación. Si se llama a un director importante, hasta dentro de dos años no puede dar una fecha. El nombramiento de Dima llegó en febrero del año pasado, cuando ya tenía la agenda ocupada. Esta temporada es la que realmente planifica.

-¿Cómo va el proyecto ReSuena para la reinserción social, a través de la música, de niños y jóvenes en situación exclusión?

-Ya está en marcha en Monte Alto, con unas 60 o 70 peticiones. Si me pregunta por una prioridad, esas serían el proyecto educativo y social. Además del gran nivel artístico, es lo que nos diferencia de otras instituciones.

5733 visitas totales 1 visto hoy
Compartelo en
468 ad