La cantera llega a la Flauta mágica

«La flauta mágica» de los gallegos

Nueve de las 16 voces de la ópera, de protagonistas a secundarios, son de Galicia, «porque aquí hay cantera y entrenador que apuesta por ella»

 

Pasillo de camerinos del Palacio de la Ópera. «¿Quién falta?», pregunta uno de los cantantes de La flauta mágica, cuyas dos funciones tendrán lugar los próximos días 25 y 27 de este mes. El encuentro reunía en dicho pasillo a nueve de las 16 voces que interpretarán esta ópera de Mozart. Todos tienen en común que son gallegos y aprovechan para tomar contacto con el escenario. Aunque no faltan las bromas y chascarrillos entre los procedentes del norte y los del sur de Galicia, el ambiente es el de un grupo que disfruta, y mucho, con lo que están haciendo. «¿Tú dónde te colocas?». «Para cantar aquí con esta pendiente hay que estar atenta». «Nosotras estaremos por esta zona». Son comentarios ya sobre un escenario que está empezando a ser instalado.

«Cuando hicimos Madame Butterfly había muchos gallegos, pero ahora La flauta mágica tiene 16 cantantes (en realidad son 18 porque dos de nosotros doblamos) y nueve somos gallegos». Lo destaca el tenor Pablo Carballido, uno de los participantes en la ópera en la que, junto con el barítono Pedro Martínez Tapia, interpreta «a los sacerdotes que están en el templo y también a dos soldados». Carballido está contento por partida doble: «Es un orgullo muy grande tener de compañeros a cinco que han sido mis alumnos».

Martínez Tapia, que también es amigo, es uno de dichos alumnos. Esta es la cuarta ópera en la que participa, además de actuar en el ciclo As novas voces galegas que promueve la Temporada Lírica. «Es la plataforma de salida para los cantantes. En términos futbolísticos diría que aquí hay cantera y además hay entrenador que confía en esa cantera, que se atreve a apostar por ella», afirma del ciclo. «Lo que estás haciendo es actuar rodeado de los mejores cantantes del mundo, haciendo un período de rodaje y aprendes muchísimos viéndoles trabajar, como se toman la profesión… Es una oportunidad maravillosa», afirma, en referencia a su desarrollo.

Borja Quiza es Papageno

Uno de los personajes de La flauta mágica que genera más empatía entre el público es Papageno, que interpreta Borja Quiza: «Lo que quiere es comer, dormir, es también una especie de narrador que comenta cosas al público». Con todo ello, apunta Quiza, «el papel no tiene la complicación vocal de otros papeles, no tiene una línea de canto especialmente difícil, pero hay muchísimo texto, muy rápido y en alemán, con la dificultad de esta lengua y sus consonantes». Es la primera vez que hace este papel y «es algo especial hacerlo en casa», apunta el barítono, tras reconocer que ha hecho «de todo en el Festival Mozart», precedente de la Temporada Lírica. Sobre la presencia de nueve gallegos encima de las tablas es rotundo: «La energía que hay sobre el escenario es la que se transmite al público, hay un ambiente de trabajo muy bueno y hay empatía esto hace que funcione muy bien todo».

Y a Papagena le da vida la soprano ferrolana Patricia Rodríguez, que también participó en el ciclo de As novas voces galegas y en el 2012 debutó en el Festival de la Ópera de A Coruña con la obra Nabuco. Rodríguez ha tenido que formarse fuera de su ciudad natal. «En los roles de ópera estoy empezando a tener oportunidades en Coruña», dice, aunque también ha actuado en Madrid, Oviedo y otras ciudades. Es la primera vez que vive la confluencia de nueve gallegos en una misma ópera. «Me parece algo fantástico, se agradece muchísimo ver que a tanta gente de aquí le están dando oportunidades cuando no es tan habitual, pero es algo que está pasando cuando hay tanta gente saliendo fuera», afirma.

La mezzosoprano viguesa Nuria Lorenzo asegura que estar «trabajando en escena con los maestros de Els Comediants [Joan Font es el director artístico] es una gozada». Por último, las sopranos Carmen Subrido, natural de Santiago, María Lueiro García y Nuria Lemos Martínez, las dos últimas coruñesas, completan las voces de esta flauta mágica de los gallegos.

«Es buena para iniciar a la gente», asegura Joan Font, de Els Comediants

Joan Font, componente de Els Comediants, asegura que La Flauta Mágica, de la que es el director de escena, «es una pieza muy buena para iniciar a la gente porque hay papeles que no son complicados». En este sentido, el que fuera responsable de la ceremonia de clausura de las olimpiadas de Barcelona 92, argumenta que esto «da pie a que si hay un director así de vivo, que los pueda introducir en este mundo y que estos cantantes tengan su oportunidad; por ejemplo, las tres damas de la Reina dan juego, Papagena es un personaje con el que se puede jugar, los sacerdotes… Todos son personajes asequibles, salvo tres o cuatro que deben ser interpretados por expertos». Font demuestra que conoce bien a este grupo de cantantes: «Tienen muchos amigos que han estado en La pequeña flauta mágica. Esto  sí que es cantera real porque estás con el público real y con el infantil, que puede ser muy cruel porque a los niños cuando no les gusta una cosa pasan de todo y te dejan tirado». Sostiene Font que cuando estos cantantes tienen ocasión de actuar «se van formando, van aprendiendo; es lo que hay que hacer: hay que pisar las  tablas porque vas a una escuela y está muy bien pero tienes que pisar el terreno, en todos los oficios pero más en este que es mucho de comunicación, de dar las claves».

Homenaje a Antonio Campó

Uno de los cantantes que en su día debutó en el Festival de Ópera de A Coruña fue Antonio Campó (Gijón, 1922-A Coruña, 1998), al que están dedicadas estas dos funciones de La Flauta Mágica ya que se cumplen 60 años de dicho debut. Campó está considerado como el Don Juan por antonomasia, «el cantante español que mejor encarnó al protagonista de la ópera de Mozart», destacan los organizadores de la Temporada Lírica.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es/noticia/musica/2015/06/18/flauta-magica-gallegos/0003_201506G18P41995.htm

2271 visitas totales 2 visto hoy
Compartelo en
468 ad