La soprano Ángeles Gulín homenajeada en “Un ballo in maschera” de Verdi

El primer título de “Amigos de la Ópera de A Coruña”, “Un ballo in maschera” de Verdi, que se nos ofrece en el Teatro Colón de A Coruña, en dos sesiones, los días 1 y 3, de septiembre, de las que daremos puntual noticia, supone un homenaje a la soprano Ángeles Gulín, cuyos vínculos con el certamen marcaron época durante años, en su trayectoria, participó en producciones como esta misma ópera, compartiendo cartel con Carlo Bergonzi, Luciano Pavarotti o José Carreras. Ángeles Gulín, nacida en Rivadavia en 1939, en un ambiente musical de cierta tradición, por su propio padre, director de la “Banda Municipal”, antes de la emigración de la familia a Montevideo, en donde se fue formando. Escuchaba, entonces, embelesada los discos de las míticas Tebaldi, Rosa Ponselle, Claudia Muzio o María Callas. El primer contacto con el público lo tuvo a los 19 años, en el “Teatro Solís”, actuando en una compañía que tenía en cartel “Die Zauberflöte K. 620” (La flauta mágica) mozartiana, pero en versión italiana, vicio frecuente en tiempos de libérrimos tratamientos en adaptaciones sin pudor. La historia está saturada de experiencias similares, afortunadamente superadas. También, y hoy sigue siendo asunto frecuente, la indisposición de la cantante anunciada le otorgó la ocasión de esta oportunidad caída del cielo. El aria temible por excelencia “Der Hölle Rache”, prueba de fuego para quien velaba armas canoras, fue superada con garantías. El aplauso cerrado fue esa ocasión para una voz que bregaba por esa ocasión que le abriese las puertas de los grandes coliseos de la lírica.
Otro rol de excelente resultados, lo consiguió con “Oscar”, es decir, el paje de “Un ballo in maschera”, la ópera con la que Verdi ratificaría su primera prueba de madurez y la confirmación sublime en el belcantismo con “Lucia di Lamermoor” de Donizetti. Vendrá la zarzuela, como no podía ser menos, gracias a “Maruxa” de Amadeu Vives o “Marina”. La diplomacia será un punto de apoyo gracias Ernst Kalmer, quien le dará pasaporte hacia Alemania, al tiempo que se casaba con Antonio Blancas, en un viaje que para ambos, fue una aventura, de la que salió beneficiado el cantante, por su triunfo en el “Concurso de Munich”. En Düsseldorf, ella ofreció una prueba con arias de “Donna Elvira” y “Donna Ana” del “Don Giovanni”, además del verismo de “Cavalleria rusticana” y otros Verdi procedentes de “Simon Boccanegra” o la citada “Un ballo in maschera”. Por esa alternativa llegaron sus primeros contratos, añadidos a la consecución del Primer Premio del concurso “Voces verdianas” de Busetto. Ayudará a recuperar títulos olvidados como “Il Corsaro”, con Katia Riciarelli
El reconocimiento definitivo llegará en “La Fenice” veneciana con “Nabuco”, “Manon Lescaut” y “La Wally” , prosiguiendo una carrera consolidada el repertorio belcantista, desde “Lucrezia Borgia” a “María Estuarda” o “La Donna del Lago”. El infortunio le reserva ingratos momentos por una insuficiencia renal, pero pudo seguir abordando óperas desde “Stiffelio”, con Mario del Monaco; “Gli Ugonotti”- versión italiana de “Les Huguenots” de Meyerbeer-, con Beverly Sills, en el MET; “Il Ducca d´Alba”, con Garaveta; “Jeanne d´Arc au boucher”, de Honneger, en Parma; “Nabucco”, en Berlín, con Ingvar Wixell; “La Gioconda”, de Ponchielli, con un larga bis, ante la insistencia de los aficionados, en el “Teatre del Liceu” de Barcelona. Una injusta en hemiplejia la apartó del mundo escénico, cuando se preparaba en Torre del Lago, para una “Turandot” de Puccini. Para proseguir la saga familiar, Ángeles Blancas Gulín, tomó su testigo, también en la cuerda de soprano, y aquí pudimos escucharla en el “Ciclo de Lied”, acompañada por Patricia Bayer en el 2000 y recientemente, en el 2014, con Giovanni Auletta, en páginas tan estremecedoras como “Das Marienleben” de Paul Hindemith, “Mild und Leise” (Muerte de Isolda”, del “Trsitán e Isolda” de Wagner o las “Canciones de cabaret” de Kurt Weill. No faltará su presencia en el “Ciclo Nosos Intérpretes”, con un concierto el 14 de octubre en el “Teatro Colón”, con arias selectas en su programa, “De Verdi a Wagner”, con el propio Giovanni Auleta, al piano.

1681 visitas totales 2 visto hoy
Compartelo en
468 ad