En recuerdo de Gustavo Tambascio, genio de la escena, persona exquisita

Amigos de la Ópera se suma a la consternación por el fallecimiento de Gustavo Tambascio, genio de la escena y exquisita persona, que nos acompañó e iluminó en algunas de las aventuras artísticas más apasionantes de estos últimos años. Si en 2009 con “La Parténope” de Vinci, que recibió el premio a la mejor nueva producción de los Premios Líricos, nos deslumbró a todos, en el Rosalía, con su preciso conocimiento de la dramaturgia barroca para ofrecer un espectáculo fascinante en colaboración con su gran amigo Antonio Florio, fue en 2016 donde su auténtico genio se nos reveló en todas sus capacidades.

En el último minuto, sobreponiéndonos a las dificultades de todo tipo derivadas de la inesperada cancelación de la temporada 15-16, Tambascio fue capaz de convertir el agua en vino, obrando junto a otro genio, su admirado Alberto Zedda, lo que la crítica española no dudó en calificar como “el milagro de Falstaff”.

Contrarreloj, apenas un mes antes de su estreno, en unos pocos días, con la ayuda de su equipo de colaboradores habituales (Antonio Bartolo, Gabriela Salaverri, Felipe Ramos…) se inventó de la nada una producción de la obra maestra verdiana que para muchos se convertiría en el más interesante homenaje a Shakespeare, de todos los ofrecidos al escritor en su aniversario, por los teatros líricos españoles. Fueron días de intenso trabajo, de nervios, de dudas, de bendita locura atemperada por la ilusión, la inteligencia, la amabilidad, el fino sentido del humor de este auténtico hombre de teatro rebosante de humanidad.

Sir John lo habrá acogido en su seno y ambos regocijantes, quizá con la compañía de Alberto Zedda, seguramente estarán ahora mismo compartiendo anécdotas y conversando sobre las cosas que verdaderamente importan en la vida.

_MAF4509

848 visitas totales 3 visto hoy
Compartelo en
468 ad