Entrevista Keri-Lynn Wilson (lavozdegalicia.es)

Keri-Lynn Wilson: «A veces solo quiero hablar de la música, no de que soy una mujer»

La canadiense será la primera en dirigir una ópera representada en Galicia. Abrirá la nueva temporada lírica de A Coruña con «Il Trovatore»

jpg

La directora de orquesta Keri-Lynn Wilson en los pasillos del Palacio de la Ópera de A Coruña

Keri-Lynn Wilson es una de las principales representantes del género femenino en la dirección de ópera. La canadiense, nacida en 1967, dirigirá a la Sinfónica de Galicia en la ópera Il Trovatore de Verdi, que abrirá la nueva temporada lírica de A Coruña los días 3 y 5 de septiembre. Ya ha estado en la ciudad con las también verdianas Attila y Nabucco, aunque en versión concierto.

-¿Esta ópera tiene un significado especial para usted?

-Lo cierto es que sí. Para mí Verdi es un gran compositor de bel canto. Y es tan espectacular de principio a fin… cada melodía es igual de importante, impresionante y bonita, pero al mismo tiempo, tan desafiante y complicada. Es un bel canto llevado al extremo, muy desafiante para la voz. La melodía es tan exuberante que es un placer trabajar con esta ópera. La historia es muy rara, imposible de entender a veces.

 -¿Qué es Verdi para usted?

-Verdi es uno de estos compositores que es tan inteligente como emocional. El balance de la inteligencia con el corazón y el alma, esta emoción, para mí es vital para respetar a un compositor. Es muy similar a Brahms y Beethoven, hay estructura, pero romanticismo extremo. Tiene esta estructura lógica, bien planteada, y esta espontaneidad, improvisada dentro de esta disciplina, es increíble. Es lo que lo hace tan fuerte y potente.

-¿Se siente identificada con estas piezas tan poderosas?

-¡Sí, mucho! La música con la que más conecto es aquella que se mueve en el espectro emocional.

-¿Por qué cambió la interpretación por dirigir?

-Estaba aburrida de tocar un solo instrumento, ¡quería tocar la sinfónica entera! Toqué el violín, la flauta, el piano… pero lo que realmente quería era abarcar toda la orquesta. Es algo que llevas en la sangre.

-¿Hay algo que se lleve del público en Galicia?

-¡Son tan apasionados! ¡Aquí viven por la ópera! Una ciudad tan pequeña y tiene tanta pasión. Puedes sentir la tensión, que están escuchando de verdad, conocen esta música, tienen el ritmo en el alma. El público aquí es muy especial. La tradición de estas temporadas, hacen mucha ópera aquí, atraen mucho talento. Hay una audiencia, eso es muy raro en una ciudad tan pequeña.

-Entonces, ¿un director conecta con la orquesta, pero también con el público?

-En realidad es la música la que nos conecta a todos. Aunque le hablase en chino a la orquesta, y ellos no lo entendiesen, estaríamos todos conectados. La sensación de llevar mi energía a la orquesta, si la orquesta la absorbe, el público enseguida lo nota. Todos vivimos esa misma energía gracias a la música.

-¿Cuál es la primera diferencia que encuentra entre la Ópera de Viena y la Sinfónica?

-Lo que me impresiona de aquí es que esta orquesta no es de ópera, sino que hacen ópera a veces. Creo que con Attila fue la primera vez que tocaron una ópera de Verdi. Es muy gratificante, cuando tienes una orquesta que está haciendo algo por primera vez, porque es muy fresca, y puedes hacer tu propia interpretación. En Viena no, se conocen el repertorio, tienen sus propias tradiciones. Obviamente tiene sus ventajas, no tienes que hacer mucho, aquí tienes que estar muy pendiente.

-¿Qué le divierte más?

-¡Me gustan las dos! Supone más trabajo cuando lo están haciendo por primera vez. ¡Pero son tan buenos aquí!

-¿Ha trabajado antes con Gregory Kunde?

-No, y también es la primera vez con Cornetti. Estoy muy contenta, son grandes músicos, los he escuchado muchas veces.

-¿Hay alguna representación tan especial que se le venga a la cabeza al instante?

-¡Hay tantas! La próxima va a ser la mejor, la siguiente siempre acaba siendo la mejor.

-¿Predilección por alguna orquesta?

-He dirigido en tantos sitios… no tengo una orquesta favorita, ¡me encantan tantas! Pero, entiéndame? ¡cuando diriges la orquesta de Viena es tan acelerante! Ese sonido? la mayoría de esa orquesta es histórica, es como una pieza de museo, como tocar un Stradivarius. O la Mariinsky, es muy especial, personalidades únicas. Y la de aquí, oh, son geniales. Cuando digo que hay una orquesta buenísima en A Coruña, la gente me dice, «¿dónde?» [ríe].

-Va a ser la primera mujer en dirigir ópera representada en Galicia y la única en España. ¿Es habitual en otros países?

-Para mí eso no es importante [ríe]. Creo que estamos viendo más mujeres, en todas partes, quizás es un poco más raro aquí en España. En Austria también. Depende del país, la verdad.

-¿Le enfada que la gente forme revuelo por eso?

-Sí. A veces solo quiero hablar de la música y no de que soy una mujer. Viene con la profesión, porque todavía no somos muchas.

2498 visitas totales 1 visto hoy
Compartelo en
468 ad